VARICES Y ARAÑITAS

Las varices son dilataciones venosas que se caracterizan por la incapacidad de establecer un retorno eficaz de la sangre al corazón (Insuficiencia venosa). Las más habituales son las de los miembros inferiores.

Las várices se forman cuando las válvulas venosas no cierran bien, entonces la sangre comienza a acumularse en las venas, haciendo que se dilaten.

Factores de riesgo:
  • Obesidad.
  • Sedentarismo.
  • Trabajos prolongados de pie y/o sentado.
  • Anticonceptivos.
  • Embarazo.
  • Antecedentes personales o familiares de varices.
  • Factores de riesgo de ateriopatía obliterante de los miembros inferiores: tabaquismo, hipertensión arterial e hipercolesterolemia.
Las varices, hasta ahora asintomáticas, empiezan a provocar molestias:
  • Cansancio: cede caminando y con la elevación de las extremidades inferiores.
  • Pesadez: cede igual que el anterior.
  • Dolor: de distinta localización. Puede ir desde una sensación de distensión hasta un dolor urente.
  • Calambres: son muy frecuentes, más en las noches y en la región gemelar.
  • Prurito: generalmente en el tobillo y dorso del pie. Cuando es muy importante obliga al rascado, que puede originar una sobreinfección, una diseminación eczematosa y, a veces, varicorragias.
  • Edema: en principio responde bien a la elevación de las extremidades inferiores, después se cronifica y no responde al tratamiento postural, por lo que no desaparece.
Complicaciones:
  • Úlceras.
  • Varicorragias.
  • Trastornos tróficos de la piel : hiperpigmentación , piel seca y escamosa, disminución del tamaño del tobillo.
  • Infecciones de la piel: celulitis, erisipela.
  • Trombosis venosa profunda.
  • Flebitis.
WhatsApp chat